LAS CONDICIONES Y PERSPECTIVAS DE LA LUCHA DE CLASES EN MÉXICO (PDF y Word)

judas_pena1

Declaración de la Dirección Política y la Comisión Ejecutiva Nacional del Partido Popular Socialista de México (PPS de M).

Treinta años de neoliberalismo han llevado al límite a nuestro pueblo. Centenares de miles de compatriotas, indignados y desesperados, protestan a diario; todo el territorio nacional es un hervidero social. El de Ayotzinapa es el último eslabón de una cadena de crímenes cometidos por los sucesivos gobiernos neoliberales: Aguas Blancas, Acteal, Atenco, Pasta de Conchos, Guardería ABC, San Fernando y Tlatlaya, son otros, sin ignorar que han convertido todo el suelo patrio en una fosa clandestina de proporciones monstruosas. Asesinatos múltiples que jamás antes se habían visto, tratados con insolente displicencia por la autoridad. Nada se aclara, todo se encubre; así han procedido los gobiernos neoliberales, así ven la “normalidad” social.Pero los asesinatos impunes no son los únicos crímenes cometidos por los gobiernos neoliberales. También es un crimen de Estado, gravísimo, la privatización y entrega de todas las fuentes de riqueza propiedad de los mexicanos, al capital imperialista externo e interno. También lo es el insultante e intolerable empobrecimiento de la clase trabajadora, los campesinos y los sectores medios de la población, causado por una serie de “reformas estructurales” que jamás concluye y que, insolentes, nos anuncian como si fueran benéficas; y la privación creciente de sus derechos a la salud, a la jubilación, a una vida digna y decorosa. También lo es la privación a los jóvenes del acceso a la educación y la cultura, a que los han condenado las políticas neoliberales y proimperialistas. Estos crímenes han afectado la base económica de la sociedad; han alterado las relaciones sociales, convirtiéndolas en las más injustas desde el triunfo de la Revolución Mexicana de 1910-17; han desgarrado el tejido social; han creado las condiciones para el florecimiento de la corrupción más descarada; para la proliferación de las bandas de delincuentes; para el incremento desaforado de la inseguridad pública, entre otras graves lacras.

Por eso Ayotzinapa –que ha movilizado a todo el país–, representa el hartazgo del pueblo mexicano a la violación sistemática de los derechos individuales y sociales, el repudio al sistema político electoral neoliberal profundamente antidemocrático que cobija el oportunismo, la corrupción y el entreguismo; el rechazo social a las llamadas reformas estructurales que han echado abajo las grandes conquistas de la clase trabajadora, privatizado el sistema de pensiones, profundizado la precarización laboral, el outsorcing y el desempleo; privatizado al Estado y poniéndolo al servicio del capitalismo trasnacional. Ayotzinapa significa la lucha contra la privatización de la educación y el empobrecimiento del campo; el rechazo a la criminalización de la lucha social y la persecución a la juventud mexicana que se rebela contra la injusticia y la pobreza, y está llamada a potenciar la elevación de la conciencia social para acabar de una vez por todas con el gobierno neoliberal, detener la entrega de la nación a los extranjeros y sustituir el sistema político corrupto.

Por eso, la gran movilización que se ha manifestado por los 43 de Ayotzinapa resume la lucha contra el Estado neoliberal, los gobiernos que lo representan y el poder económico al que le sirve, culpables de todos estos crímenes. Se trata de un Estado que es instrumento del imperialismo y enemigo de los trabajadores de todas las ramas, los campesinos, los jóvenes, las mujeres, de todo el pueblo en su sentido más amplio, concepto que, desde luego, no incluye a los integrantes del pequeño grupo de mega millonarios en dólares, como Slim, Azcárraga, Larrea y otros pocos, que en nuestros días ya forman parte del entramado del capital imperialista mundial. La lucha del proletariado y muchas otras capas de la población es, por tanto, contra el imperialismo y su instrumento, el Estado neoliberal.

El Estado neoliberal es distinto al que le antecedió surgido de la Revolución Mexicana, pues mientras que aquél se propuso el desarrollo nacional por la vía independiente, el neoliberal tiene como propósito la entrega total a los monopolios trasnacionales y la oligarquía. Por eso nada tiene que ver con el que existió antes de 1982, como lo quieren hacer creer algunos que están interesados en crear confusión y perpetuar la injusta situación actual. El Estado neoliberal empezó a moldearse, paso a paso, durante el gobierno de Miguel de la Madrid, al mismo tiempo que el que existía fue siendo desmantelado, también poco a poco. Es un proceso que se ha llevado treinta años y al que contribuyeron todos los gobiernos neoliberales, desde Salinas hasta Peña, el peor de todos, y hoy está prácticamente consumado. Tomaron la presidencia y no la han vuelto a soltar; desde allí, por medio de las privatizaciones extirparon el capitalismo de Estado, que era una vía de desarrollo capitalista no tradicional, por la que veníamos transitando desde la década de los años treinta, y fue trastocada para pasar a lo que eufemísticamente llaman “economía de mercado”, que propicia el saqueo de nuestras riquezas, su concentración en unos pocos, y la creciente dependencia respecto del imperialismo. De esta manera, la base económica sobre la que descansaba el Estado surgido de la Revolución, quedó destruida.

Sucesivas reformas a la Constitución –a las que llaman “reformas estructurales”—destruyeron toda la superestructura jurídica previa, y la substituyeron por la que da sustento a las políticas macroeconómicas que hoy se ejercen desde el gobierno, y que son draconianas contra el pueblo; y a las diversas políticas concretas contra la clase trabajadora, y de saqueo de la propiedad social, comunal y colectiva, que estaban fuera del dominio de la explotación capitalista. Las reformas a la Ley Suprema han sido posibles porque al poco tiempo los neoliberales no controlaron ya solamente el Poder Ejecutivo, sino también el Legislativo. Además, el Judicial, que jamás emite un fallo contrario a las políticas neoliberales. Como se ve, tienen en sus manos los tres Poderes de la Unión y prácticamente todos los locales. Además, durante los últimos veinte años, de 1994 hasta 2014, han controlado todos los partidos con derecho a participar en las elecciones, aunque armaron una urdimbre según la cual algunos se dirían de “izquierda” y otros de “derecha” y “centro”, sin que los distinguiera nada esencial: todos estarían por la “economía de mercado”, es decir, todos serían neoliberales y proimperialistas. Quien discrepara en lo individual, por importante que fuera, tendría que acabar saliéndose, o acabaría acomodándose.

Así es como los neoliberales aseguraron su predomino permanente, destruyendo todo el Estado previo, sustituyéndolo por uno de otro tipo, el Estado neoliberal, en que controlan todos los poderes y todas las instituciones; y no permitiendo que participe en los procesos electorales ni un solo partido que no se pliegue al “modelo neoliberal”.
¡Ni una privatización más! ¡Ni una reforma estructural más! ¡Dar los primeros pasos, para recuperar por la vía de las nacionalizaciones, todos los bienes de los que nos han despojado! ¡Dar los primeros pasos para desmontar el infame Estado neoliberal y empezar a construir uno popular y antimperialista, que sea un instrumento para la liberación nacional! Ésta es la perspectiva.

2014 fue un año de importante ascenso en la lucha de clases, y 2015 sin duda lo será más todavía. Podemos afirmar que estamos, por tanto, en el proceso de la cuarta etapa de nuestra revolución histórica, que culminará con la liberación nacional y creará las condiciones para marchar hacia un gobierno de democracia popular y al socialismo. En las condiciones concretas del mundo y del México de hoy, no será una revolución semejante, en cuanto a sus formas, a la de 1810; tampoco a la de Reforma ni a la de 1910 –cada una ha tenido sus singularidades–; pero sí será semejante a las etapas anteriores, en lo que se refiere a los anhelos de justicia que la alientan y a la profundidad de los cambios que se propone.

Por cuanto a su forma, todo indica que tendrá grandes semejanzas con las que ahora mismo se están dando en varios países de América Latina, nuestra región: Será una revolución profunda, impulsada por una combinación de movilizaciones populares, paros, bloqueos, huelgas, incluida la lucha política-electoral a condición de que forme parte de ese proceso democrático popular y antimperialista y lo represente fielmente. Así son; así han sido las de Venezuela, Bolivia, Ecuador y otras más. Ninguna, desde 1979, ha sido exitosa por otras vías. Las condiciones geopolíticas, económicas, militares, y tecnológicas de nuestro tiempo así lo han establecido.

Ésta ha sido la vía que el PPS de México estimó válida para México desde años atrás, y, con su modesta fuerza, ha contribuido a construir, paso a paso, al lado de otras corrientes, dentro del gran torrente de la lucha antineoliberal, con la que hemos coincidido. Estamos convencidos que en 2015 daremos otros pasos, que serán significativos, por esa misma vía.

Por la liberación nacional y el socialismo

Salamanca, Gto. Enero de 2015.
La Dirección Política y la Comisión Ejecutiva Nacional del Partido Popular Socialista de México.

Declaración del PPS de M enero 2015.docx

DeclaracionPPSM_01_2015.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s