Visitó la Caravana Solidaria Salaverna Resiste, a la comunidad en pie de lucha

Por: ALMA RÍOS
Fecha: mayo 02, 2016
en: Portada, Sociedad y Justicia
Comentar

Visitó la Caravana Solidaria Salaverna Resiste, a la comunidad en pie de luchaCuauhtémoc de la Rosa, en el que fuera refugio para peregrinos ■ foto: alma ríos

  • La comunidad está en conflicto con la minera Frisco-Tayahua, de Carlos Slim

“Pues aquí está lo que queda de nuestro pueblo, todos sean bienvenidos”, dijo Roberto de la Rosa Dávila a los integrantes de la Caravana Solidaria Salaverna Resiste a su arribo el pasado 30 de abril a localidad que desde el año 2010 vio recrudecerse la disputa entre sus intereses, -que enmarcan en su derecho a vivir conforme a sus usos y costumbres y en la protección de su entorno natural-, y los de la minera Frisco Tayahua propiedad del magnate Carlos Slim.

Estudiantes, miembros de la Asamblea Popular, docentes universitarios de la Autónoma de Zacatecas y de México, integrantes del Frente Social por la Soberanía Popular, y medios de comunicación, llegaron al lugar del semidesierto zacatecano ubicado en el municipio de Mazapil a siete kilómetros de la cabecera de la demarcación, para atestiguar la problemática que enfrentan actualmente 34 personas: 10 mujeres, 17 hombres, y siete niños y niñas, quienes son la resta de varios episodios de éxodo forzado, que se niegan a abandonar el lugar sin que se les ofrezcan garantías de poder conservar su forma de vivir en otro sitio.

Entre sus dificultades se encuentran el abastecimiento de alimentos y otros servicios, no cuentan con servicio médico de ninguna especie, ni siquiera servicio religioso desde hace cuatro años, entiende don Roberto de la Rosa, líder natural del lugar, que ya las limosnas que pueden ofrecer los 27 adultos que quedan, no son de interés para los ministros de la iglesia, “¿ya a qué vienen? por dos o tres changos no van a venir, es igual que muchos candidatos”.

Luego de lo que ellos refieren como “el trueno” o “el estruendo” que derrumbó en 2012 parte de una zona ocasionando gran temor, -y que se explican como un método terrorista empleado por la Frisco-Tayahua para desalojarlos sin pactar con ellos un acuerdo digno-, persisten las detonaciones a diferentes horas del día y la noche, de barrenos que han pasado de los 2.40 a 15 metros de longuitud, “muy fuertes”.

Son las explosiones las que ocasionaron las muchas grietas y fisuras en las casas que obligaron a muchos a dejar sus hogares atrás.

Según refiere la colocación de pozos Robbins, tiros de mina, que se utilizan para diferentes funciones, el pueblo de Salaverna se encuentra en el epicentro de la explotación minera, una que pretende modificarse para convertirla ahora en un tajo a cielo abierto.

La falta de actividad en la superficie, derivada del abandono de la mayoría de los pobladores del lugar, contrasta con lo que ocurre en los 30 niveles que tiene la mina por debajo de la tierra, ya alcanza los mil 500 metros de profundidad, estima de la Rosa Dávila.

Las personas fueron nuevamente amenazadas en noviembre de 2015 por empleados de la empresa con el desalojo, señalándoles que en caso de negativa intervendría el Ejército mexicano.

Y el pasado 5 de abril mediante un comunicado oficial derivado de una reunión de trabajo entre el Gobernador del estado, funcionarios de Protección Civil federal y estatal y un representante de la mina, se anunció “la declaratoria de zona de riesgo” para Salaverna, sustentada presuntamente en la existencia de una “falla geológica”, que amenazaría la integridad de las personas.

La información dictaba que se preveía sacar a los habitantes, 19 familias, antes de la época de lluvias. Esta declaratoria fue desmentida por el director de Protección Civil estatal, Felipe Muñoz Ruvalcaba, apenas la semana pasada, en el contexto de una reunión celebrada con diputados de la 61 Legislatura.

En esa ocasión frente a los diputados, medios de comunicación y en representación de los habitantes de Salaverna, Roberto de la Rosa y su hijo Cuauhtémoc de la Rosa, Muñoz Ruvalcaba exhibió para sustentar la presunta existencia de una falla geológica, un legajo de documentos pertenecientes al Atlas de Peligros por Fenómenos Geológicos del Estado de Zacatecas, donde se muestra un área divida por colores, que refieren: rojo –peligro-, amarillo –medio- y verde –bajo. La comunidad de Salaverna se precisa con un triángulo dentro de esta última área.

Los documentos citados como cartografía temática, reiteran, no la existencia de una falla geológica, esto es, producida por el movimiento natural de placas tectónicas, sino de “hundimientos por obras mineras”.

Las hojas precisan la ubicación y características de una serie de “puntos de control por hundimiento”, cinco en total, registrados con los códigos ZB5T y acompañados de un numeral, que se encuentran inscritos en un círculo, a su vez ubicado dentro de la franja roja, esto es de peligro alto.

Algunos de estos puntos son tiros de mina de tipo Robbins, de respiradero, general y hundimientos.

Sólo uno de estos registros el ZB5H026, refiere como los factores que incidieron en las condiciones de la roca que lo conforma y que señala de “deformada y fracturada”, como naturales, “tectónico”. Dice que el hundimiento tiene una superficie de 300 metros cuadrados, pero también señala como su origen factores antropogénicos, “obras mineras”.

El registro exhibe la fecha 14 de enero de 2011 en cada una de las hojas que refieren las evaluaciones de estos cinco puntos de control. Esto es, dos años y un mes antes de que sucediera lo que los habitantes de Salaverna registran como “el trueno” o el “estruendo”, ocurrido el 6 de diciembre de 2012.

En tal caso, ni autoridades ni la minera atendieron el presunto peligro de la que ellos denominan “falla geológica” por una explosión de gran magnitud, pues la diciembre de 2012 derrumbó parte de una zona aledaña al arroyo que atraviesa el poblado en una de sus partes, ocasionando un segundo éxodo en muchedumbre.

Ante los diputados, el director de Protección Civil se comprometió a visitar el pasado viernes, Salaverna, cosa que los habitantes del lugar, confirmaron durante la visita de la Caravana, no ocurrió

Back to the future o cuando se actualiza la época de la Colonia

Detrás del problema entre la minera y los habitantes de Salaverna se reitera el tema de la propiedad de la tierra. Para los 27 adultos que aún viven allí, el asunto es muy claro: ellos han sido posesionarios ancestrales del lugar y aunque la Frisco Tayahua les supere en poder y recursos, no tiene por qué imponerles condiciones que modifiquen su forma de vida.

En sustento, Roberto de la Rosa, delegado municipal, ha exhibido el documento que remite Roberto Rivera Ortiz al delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Rural, Territorial y Urbano de Zacatecas, Abelardo Córdova Almanza, de fecha 14 de octubre de 2014, donde le señala en respuesta a su oficio 1682/2015 de fecha seis de agosto del mismo año, que no pudo localizar la inscripción del predio ubicado en Mazapil con superficie 4, 650-00-00 has “con las medidas y colindancias que se mencionan en su oficio de referencia”.

Este es indicio para Efraín Arteaga Domínguez, integrante del FSSP y de la Caravana, de que las escrituras que ha presentado la empresa de Carlos Slim para acreditar la propiedad de las tierras donde se asienta la minera Frisco Tayahua, son apócrifas, pues según lo señala el oficial citado, no aparecen en el Registro Público de la Propiedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s